La restauración de la Virgen de la Piedad avanza a buen ritmo




Poco queda ya para que la ciudad de Tarazona recupere la imagen de la Virgen de la Piedad, ubicada en el retablo mayor de la Virgen de los Dolores de la catedral. Como explica en su blog la Fundación Tarazona Monumental, responsable de la restauración, los trabajos avanzan a buen ritmo y está previsto que hayan concluido para este mes de febrero.

La obra había sufrido ataque de xilófagos y bastantes daños deridados de su uso procesional de los últimos 30 años, pero la restauración, a cargo de la empresa aragonesa Albarium, no está resultando muy compleja, y tiene un presupuesto cercano a los 12.000 euros.

La escultura se realizó entre 1766 y 1772, y destaca por su indudable belleza y calidad técnica y artística. Su autor, el escultor Francisco Gutiérrez Arribas, fue discípulo de Luis Salvador Carmona y tras estudiar en Roma llegó a ser escultor de cámara del rey Carlos III. Entre sus obras más conocidas, destacan la fuente dedicada a la diosa Cibeles y el monumento funerario de Fernando VI en la iglesia de santa Bárbara, ambas en Madrid.
La pieza representa a la Virgen María con el cuerpo de Cristo yacente en brazos. Está realizada en madera policromada, en estilo neoclásico y mediante la técnica de ‘paños naturales’, en la que predominan los colores planos y las carnaciones pulidas.